Las huellas de la Guerra Civil en Alicante

Impactos de metralla de la Guerra Civil en la verja de la Casa de Máquinas de Alicante.
Las guerras siempre sangrientas, vengativas y traumáticas en ocasiones nos hacen olvidar. Más aún si lo que viene después de su anhelado fin son años y años de una larga travesía por la institucionalización del odio. El cometido de las generaciones supervivientes es dejar a un lado las ideologías, las venganzas y los ofuscamientos y ser capaces de ver el pasado como historia, la historia como patrimonio y el patrimonio como valor social.
El 25 de julio de 1938 la ciudad de Alicante, despreciada por la ejecución de José Antonio Primo de Rivera, sufrió el bombardeo más cruento y asesino de toda la Guerra Civil Española: “el bombardeo del Mercado Central”, como lo nombran los que ahora lo nombran. A media mañana de ese fatídico día la principal plaza comercial de la ciudad recibía la brusca caída de más de 90 bombas lanzadas por los fascistas italianos que apoyando al bando nacional contribuían a una guerra fratricida. No sonaron las alarmas -a las que estaban tristemente acostumbrados los alicantinos-, nadie corrió hacia los numerosos refugios antiaéreos que había por toda la ciudad, al contrario, intentando llevar una vida de normalidad en una costa valenciana acosada por los ataques aéreos, la población llenaba un Mercado Central que en hora punta rebosaba de mujeres y niños. Sólo se oyó algún “bombes!” cuando ya estaban cayendo. El resultado: más de 300 victimas civiles y la conmoción de media Europa. El suceso traumatizó y el Franquismo se encargó de enterrar bien la memoria, que no a las victimas.
Mercado Central de Alicante en la actualidad.
Las guerras son guerras. El pasado pasado está. Las heridas no se abren. Hay todo un abanico de excusas para los que prefieren fingir y vivir eternamente en una amnesia colectiva que nos ensombrece como sociedad avanzada. La realidad es que las guerras también son patrimonio de todos y deben ser recuperadas e interpretadas para que sean digeridas y superadas.
Alicante fue escenario de ese cruento episodio y de algunos más y en ella han permanecido huellas y vestigios de un protagonismo inevitable. En Alicante, el 1 de abril de 1939, acabó la guerra. Y ahí intentaron más de 10.000 republicanos refugiarse en el puerto, en busca de un barco que se atreviera a saltarse el bloqueo franquista antes de que las tropas italianas avanzaran por la Explanada de la ciudad.
Tropas italianas de la División Littorio cercando el puerto de Alicante.
Pero hubo un capitán que no temió al bloqueo. Hubo un barco que decidió que la vida de una persona, no importa de que bando, merece la pena el riesgo. El capital Archibald Dickson, de origen galés, se encontraba el 28 de marzo de 1939 en el puerto de Alicante donde llegó con la intención de cargar naranjas y azafrán para su comercio, pero aquel puerto ya no tenía nada que ofrecer. A cambio encontró el muelle repleto de caras desesperadas. El propio Dickson relata la razón que le llevó a jugarse su honra y su vida:

“Debido al gran número de refugiados me encontraba en un dilema sobre mi propia postura, ya que mis instrucciones eran que no debía tomar refugiados a menos de que estuviesen realmente necesitados. No obstante, después de ver la condición en que se hallaban decidí desde un punto de vista humanitario aceptarlos a bordo…”

El Stanbrook zarpó al atardecer de ese 28 de marzo con 2.638 personas a bordo. Cuentan que el barco se escoró en varias ocasiones debido al peso y que ni siquiera pudieron subir la escala porque no había sitio para nada más. Zarparon rumbo a Orán, en la costa de Argelia, donde tras unas tensas negociaciones -se dice que el capitán Dickson amenazó con estrellar el barco contra el puerto si no les permitían atracar- fueron acogidos. Las autoridades francesas los higienizaron, vacunaron y alimentaron en unas pésimas condiciones y fueron internados a un campo de refugiados. Aquellos que quedaron en el puerto, aquellos que no se suicidaron sabiendo lo que se acercaba, fueron fusilados o llevados al campo de concentración de Albatera, a pocos kilómetros. 
El barco Stanbrook antes de zarpar del puerto de Alicante en 1939.
Este 1 de mayo de 2015, según el anuncio del ayuntamiento, se va a inaugurar el museo de la Guerra Civil de Alicante. El centro estará en unas antiguas naves de máquinas de principios del siglo XX que curiosamente también tienen las heridas de la metralla de las bombas en la reja que las envuelve. El recorrido se complementará accediendo a uno de los refugios antiaéreos más grandes de la ciudad, el de la Plaza de Séneca, con una capacidad para 1.500 personas. Falta saber que pasará con el resto de huellas de la contienda en la ciudad. Como por ejemplo el recorrido de trincheras, almacén y refugio circular de defensa antiaérea de la Serra Grossa que conforman los últimos vestigios de la resistencia republicana en la Guerra Civil Española. 
Naves de la Casa de Máquinas de Alicante.
Alicante, escenario del fin de la Guerra Civil y protagonista del bombardeo con mayor número de victimas de todo el conflicto es una ciudad que fue fuertemente azotada por el drama y la miseria del conflicto bélico. Ahora, por fin, da un paso para contar su historia, esperemos que le sigan muchos más.
El patrimonio, lejos de ser una concepto abstracto, es una realidad muy cercana. Poner en valor nuestro pasado material o inmaterial sirve como un inmenso bálsamo para nuestra memoria. Es útil para reflexionar, útil para reconciliarse, útil para conocernos y sobretodo útil para no volver a repetir los errores de un pasado no tan lejano.
Daniel
Martínez Ibáñez
Quiero saber más:

from Blogger http://ift.tt/1QLsB6B
via IFTTT

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s